Formación

No se puede amar lo que no se conoce.

La formación es al cristiano lo que el cimiento al edificio. Lo insuficiente o mal cimentado se hunde.

La Cofradía como parte de la Iglesia necesita cristianos bien preparados, con las ideas claras y sobre todo, participativos. Para ello no basta con la catequesis que recibimos en nuestra infancia sino que tenemos que reciclarnos e ir evolucionando y madurando en nuestra fe.

Así lo resume S. Pablo en su Primera Carta a Corintios (13, 11): “Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice hombre, acabé con las cosas de niño” e insistía el Beato Juan Pablo II: “Una minoría de edad cristina y eclesial no puede soportar las embestidas de una sociedad crecientemente secularizada” (Homilía de la Celebración de la Palabra con los educadores en la fe en Granada en noviembre de 1.982)

Es por ello que desde la Vocalía de Formación se elabora un conjunto de conferencias que nos ayudan a madurar en nuestra Fe y a profundizar en el conocimiento de nuestra historia como Hermandad reviviendo el legado que nuestros mayores nos otorgaron y que a su vez transmitimos a cada generación de hermanos de la Buena Muerte. 

TOP