Nuestra Señora de las Angustias

La imagen de Ntra. Sra. de las Angustias procede del extinguido Convento de San José , de Carmelitas Descalzos al que llegó entre 1717-1720.Fué la devoción de D. José Escobedo, Conde de Cazalla del Río y Coronel del Regimiento Provincial del Jaén, quien trajo la bella imagen desde Granada para hermosear la iglesia conventual. La imagen de Ntra. Sra. de las Angustias se dio a conocer en una solemne fiesta en la que predicó Fray Diego de Santiago y fue tanta la devoción que suscitó que en 1747 Fray Bartolomé de Santiago dispuso en su honor un novenario y en 1750 se erigió una cofradía para atender su culto. Con la exclaustración de 1836 la imagen quedó en depósito del presbítero D. José Mª Camacho. Luego la pretendió D. Rodrigo de Aranda, Conde de Humanes, para presidir una capilla que había levantado a sus expensas en el Palacio de Torralba  en el Cantón de Jesús. También la tuvo una temporada la familia Martínez Nieto en su oratorio familiar, hasta que el 24 de enero de 1845 se decidió situarla en la Catedral. Es en 1.926 cuando la Cofradía de la Buena Muerte, recién fundada, obtiene el beneplácito del Excmo. Cabildo Catedral para incorporarla a la Cofradía.

Ntra. Sra. de las Angustias es obra atribuida tradicionalmente al granadino José de Mora (1642-1724).

La Virgen aparece sentada, con la cabeza inclinada a la derecha y las manos cruzadas sobre el pecho. La expresión del rostro es de resignación; los ojos entornados están pintados, aunque las pestañas son postizas. Siete lágrimas de cristal (tres en la mejilla derecha y cuatro en la izquierda) testimonian su dolor, que no es estridente, sino recatado. La  mascarilla compone un rostro ovalado, de nariz larga y afilada y boca bien moldeada y cerrada.

Se cubre con manto azul perfilado en oro, realizado con la técnica de tele encolada; la túnica está decorada en tonos pardos.

Inicialmente la Virgen de las Angustias fue una Dolorosa de busto, similar a la que Mora realizó para la Iglesia de Santa Cruz de Granada; después, ante la urgencia del encargo, se le adoptó una canastilla, figurando las piernas dobladas y se recurrió al manto de tela encolada, con pliegues abundantes con el fin de conseguir un volumen aceptable. Así lo refrenda el estudio realizado por el ICROA (Instituto Central de Restauración de Obras de Arte) en el informe realizado con ocasión de la restauración que llevó a cabo entre el 15 de julio de 1983 y el 2 de marzo de 1984.

Una pareja de angelitos plañideros la escoltan portando tenazas y martillo. Estos angelitos parecen del siglo XVIII e incluso diversos autores ven en ellos cierto paralelismo con los que coronan el retablo mayor de la Iglesia de San Andrés. Se suponen proceden del conjunto de Ntra. Sra. de la Quinta Angustia que perteneció a la extinguida Cofradía de las Cinco Llagas.

El conjunto se complementa con una cruz revestida de sudario, realizado en encaje, y confeccionado en Huetor-Vega (Granada) por Dª Encarnación Pérez Morales.

Participó en la procesión mariana organizada por la Agrupación de cofradías el Sábado Santo de 1954; en la Magna Exposición Diocesana celebrada en la S. I. Catedral  con motivo del Año Jubilar 2000, en el Magno Vía Crucis de 2011 organizado en la ciudad con ocasión de las JMJ y en la Catequesis Pública de Fe “El retablo de nuestra Fe” el 15 de junio de 2.013 celebrado con ocasión del Año de la Fe.

Desde el 10 de abril de 2.003 el Cuerpo Nacional de Policía adscrito a la Comunidad Autonómica Andaluza con sede en Jaén se encuentra bajo la Protección y Patronazgo de Ntra. Sra. de las Angustias.

TOP