Tronos

Tronos

 

El Santísimo Cristo de la Buena Muerte procesiona desde 2002 sobre sobrio trono, en madera de cedro y barnizado en nogal, tallado por José Tirao Carpio, e inspirado en la arquitectura y ornamentos de la Catedral de Jaén. Como elementos fundamentales destacan las reliquias de San Marcelino Champagnat, San Pedro Poveda, San Josemaría Escrivá de Balaguer y las del Beato Manuel López Garrido, expuestas en cuatro relicarios de plata realizados por los de talleres de Arte Moreno de Granada, colocadas en los costeros del trono. Así mismo son destacadísimas las cuatro tablas pictóricas incorporadas en las capillas perimetrales del trono que representan: La Santísima Trinidad, La Ascensión, La Asunción y la Eucaristía realizadas por encargo de la Hermandad a nuestro hermano, y afamado, pintor D. Francisco Huete Martos. Destacan también, en las esquinas del trono, las tallas de los evangelistas obra de José Dueñas Rosales.

 


El grupo escultórico del Stmo. Cristo Descendido de la Cruz procesiona desde 2002 sobre el antiguo trono del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, en el que trabajaron Manuel González Fernández y José Castillo Ordóñez en 1928, y que fue ampliado y reformado por Vicente Castillo en 1958, adaptándose en 2002 para este grupo por José Tirao Carpio. Unos delicados bajo relieves en madera de nogal representando la vida de Cristo componen la canastilla del trono. Se remata el conjunto en las esquinas con cuatro faroles, tipo galeón, realizados en metal sobre plateado realizados en los talleres Angulo de Lucena.

 

El trono de Ntra. Sra. de las Angustias fue diseñado y ejecutado por el afamado escultor Francisco Palma Burgos en 1950. Responde al concepto de trono-peana, con forma piramidal truncada. Se dispone en tres cuerpos de formas sinuosas y ovales. La primera ornamentada con guirnaldas y medallones, en los que van pintados los atributos de la Pasión. En el cuerpo central se repiten los medallones y el tercero lo compone la peana propiamente dicha. En el centro de la cara frontal van representados los símbolos de la pasión: la lanza y la esponja; en el lateral izquierdo: la imagen de Jesús; y en el lateral derecho la imagen de Nta. Sra., y en la parte posterior: la columna y la escalera. Lleva escrita una dedicatoria del autor: “Esta obra la dedico a la Virgen de las Angustias. Piadosamente Palma Burgos, 1950”.

La obra está realizada en madera de caoba encerada con aplicación de pan de plata.

En 1974 fue restaurado por el granadino Antonio Barbero Gor, y nuevamente restaurado por Eloísa Arcos Quesada entre agosto de 1999 y abril de 2001

TOP