Sacramental

En 1.985 la Cofradía de la Buena Muerte recibe su nombramiento como Hermandad Sacramental al asumir a la extinta Cofradía Sacramental de la Iglesia de Santa María (Sagrario) de la Santa Iglesia Catedral de Jaén, nuestra Sede Canónica, gracias a la iniciativa conjunta de su Párroco, y entonces también Capellán de la Buena Muerte, el M. I. Sr. D. Manuel Caballero Venzalá (+) y del entonces Hermano Mayor D. Manuel Cañones Rodríguez (+) que tanto se afanaron en ello. Siendo así que la Buena Muere asumía a la más antigua Cofradía Sacramental de la ciudad de Jaén y se constituía en la primera Cofradía pasionista a la que se otorgaba la condición de Sacramental. 

Se plasmaban así los desvelos de la Hermandad de la Buena Muerte siempre diligente en la atención al Culto al Stmo. Sacramento en la Catedral y de una forma muy especial en la colaboración con el Cabildo Catedral en la organización de la Procesión del Corpus Christi y en el sostenimiento de la tradicional celebración de la Octava del Corpus.

Desde entonces la Cofradía, que es miembro nato de la Comisión organizadora del Corpus, asume el cuidado, montaje y dirección de la carroza del Stmmo. para la procesión y la Octava, la organización del Pregón de Exaltación al Corpus Christi junto con el Triduo Sacramental en la Catedral, el engalanamiento de las fachadas principal e interior para esta fecha y el volteo de campanas en la víspera.

Por nuestra condición de Hermandad Sacramental de la Catedral nos corresponde portar el palio de respeto para el traslado del Stmmo. el Jueves Santo y en la Procesión y Octava del Corpus tras el cual forma la Hermandad en corporación portando el estandarte Sacramental que perteneció a la primitiva corporación del Sagrario de la S.I. Catedral.

TOP